Bacteriemia asociada a CVC: un dato duro en varios sentidos

Por: Ricardo Durlach. Presidente de la Fundación ITAES

 

En plena pandemia el escenario asistencial fue complicado y las infecciones asociadas al cuidado de la salud (IACS) se desbordaron. La bacteriemia es un indicador que tiene definición universal, aplica para benchmarking. El programa de control de infecciones en un hospital está ligado a su política institucional. Los hospitales ordenados tienen políticas escritas, es así como la Dirección establece “qué se debe hacer”. Las políticas surgen de decisiones y las mejores decisiones son las que pasaron por un proceso de asesoramiento, discusión, consenso y bajada de línea.

El programa VIHDA del Instituto Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación reúne datos, los ordena y publica un informe para mostrar la eficacia de los programas de control de infecciones en las instituciones de la Rep. Argentina. Desde hace muchos años, el programa VIHDA expone la realidad nacional en números: “el idioma que todos entendemos”. 

Las tasas de IACS asociadas a dispositivos de las unidades de terapia intensiva polivalentes de adultos son sostenidamente altas. Podemos concluir entonces que el conjunto de las instituciones de salud debería mejorar su accionar si se tiene la intención de reducir el daño, la mortalidad y el gasto que produce.

En el año 2019, el promedio de las tasas de bacteriemia de las 75 unidades de terapia intensiva de adultos polivalentes fue de 3,72 pacientes por cada 1000 días-paciente con catéter venoso central (CVC). Con una tasa de utilización del 65,12%, el número de días-paciente en riesgo sumaron 135.691 días-catéter, con un total de 505 bacteriemias en el año. Cada unidad tuvo en promedio 1850 días de pacientes en riesgo y 6,73 bacteriemias por unidad y por año.

Para ampliar el panorama, mil unidades tienen en riesgo 1.850.000 pacientes/año, por lo que, a una tasa de 3,72 ‰ el número de bacteriemias sería 7000.

El escenario más real sería compararlo con el relevamiento de datos acerca de las instituciones, que prestan servicios en Argentina y que han obtenido la acreditación por parte del ITAES, informado a través del Programa de Indicadores de Calidad de Atención Médica (PICAM) en el mismo año 2019. El promedio de tasas fue de 2,7‰, según informaron las 26 unidades de terapia intensiva de adultos que reportaron al PICAM.

Si aplicamos la tasa del PICAM al universo del VIHDA, el número de bacteriemias hubiera sido 366 pacientes. El número calculado de bacteriemia por unidad hubiera sido 4,88 que, en los 1.850.000 pacientes en riesgo, les hubiera significado 5076 bacteriemias en el año. Cada dígito, por mil días paciente, equivale a 2 infecciones menos por cada sala de UTI.

En este caso se demuestra que la acreditación, una herramienta sistémica de mejora de calidad y seguridad institucional, puede ahorrar casi 2000 bacteriemias por mil UTI. En comparación con EEUU, de acuerdo a los datos del National Healthcare Safety Network (NHSN) de los CDC, la tasa de infección primaria de la sangre ronda el cero; lo que quiere decir que todavía se puede hacer más por nuestros pacientes.

Las personas dedicadas a la epidemiología, responsables del programa de vigilancia y control de las IACS, requieren de método y prestigio para su profesión: deben hacer gala de su empatía, coraje, diplomacia y tolerancia a la frustración. La población asistencial hospitalaria es muy luchadora, ya está demostrado. Incluso por fuera del ambiente médico, la sociedad argentina cuenta con gran cantidad de emprendedores, creativos y talentosos reformadores. Entonces, ¿cómo se explica que ello no se vea reflejado en este tema? Las instituciones inteligentes aprenden de sus propios errores, los miden, los analizan y los corrigen.

Cada institución debe hacerse las siguientes preguntas: ¿cómo está nuestra tasa comparada? ¿Qué pasó en el año de la pandemia? ¿Qué cantidad se puede tolerar? ¿Cuántas muertes se pueden evitar? ¿Cuánto dinero se puede malgastar? ¿Qué podemos hacer para mejorar?

En este contexto, recordamos que la Fundación ITAES ofrece herramientas para colaborar con establecimientos de salud y sus integrantes: especialmente con autoridades, áreas directivas y responsables de los programas  para el control de las IACS; con el objetivo de reducir la incidencia de las mismas.

 


FUNDACIÓN ITAES 

Conozca algunas de las principales acciones y herramientas para los procesos de mejora continua en las instituciones de salud, que brinda la Fundación ITAES con el objetivo de colaborar con entidades asistenciales, financiadores, formadores de políticas, sector público y la comunidad en general. Para más información, invitamos a explorar y contactar con la Fundación a través de sus medios digitales.

www.fundacionitaes.org.ar

Redes sociales: @fundacion-itaes-securitas-patientis

Correo: info@fundacionitaes.org.ar